Y tú, ¿a quién tienes ganas de abrazar?


Hoy hace 365 días despedíamos el año con grandes propósitos para este 2020. ¿Y sabes qué? Vamos a despedirlo de la misma manera: con grandes propósitos para el próximo año 2021. Porque hay algo que no se lleva un virus: la esperanza.

Es curioso porque todo lo que planificas puede modificarse por algo externo que no depende de ti. Pero que te repercute. Y eso es lo que ha ocurrido. A ti, a vosotrxs y a nosotrxs. Algo tan minúsculo e imperceptible, un virus, ha cambiado nuestras rutinas, nuestras vidas y ha desordenado los esquemas de nuestra cabeza.

Pero algo bueno habrá traído también, ¿no?
Nos ha enseñado a reinventarnos. A demostrar en pequeños gestos, grandes hazañas. A sonreír con la mirada. A echar mucho de menos y a superar momentos muy difíciles. A demostrar en la distancia que alguien te importa. Y si estás leyendo esto, significa que también te ha enseñado algo súper importante: a sobrellevarlo y a sobrevivir.


El mejor deseo para este 2021 es que no perdamos a nadie más. Luego ya pediremos que las bodas vuelvan; que podamos celebrar el amor a nuestra manera y que, por qué no, preparemos muchas alianzas. Porque eso significará que el amor prevalece, que es paciente y que sabe esperar.

Por todas esas bodas que han resistido y se han celebrado. Y por las que están por llegar. Recuerda, una boda puede aplazarse, pero la ilusión, no.

Ahora es tu turno. Pide un deseo:
¿A quién tienes ganas de abrazar?