Reviviremos nuestro mes de Abril

Fotografía de Kinga Cichewicz

 

Quién nos iba a decir que habría un mes de Abril en el que no podríamos disfrutar de las calles, de las terrazas, de la primavera y de todo lo que nos hemos perdido. A veces la vida nos sorprende y esta vez lo ha hecho de una forma inesperada.

 

Pero, ¿y lo que hemos ganado? Algo bueno habrá que sacar de todo esto. Hay quienes han invertido el tiempo en hacer cosas productivas; hay quienes se han puesto en contacto con aquellas personas con las que siempre tenían pendiente una conversación, pero no encontraban el momento; hay quienes le han dado la vuelta a su negocio y han conseguido llegar a su público a través de plataformas digitales.

 

Fotografía de Kinga Cichewicz

 

También están aquellos que han dedicado este tiempo a descansar, a permitirse darse un parón. ¿Y sabéis qué? Está genial. Si tú eres unx de ellxs, no te sientas mal por no haber hecho quizás otras cosas que tenías pendiente porque, de vez en cuando, es necesario ser amable con unx mismx.

 

El mes de Abril es un mes bonito para celebrar. Muchas de las festividades más esperadas en nuestro país, suceden este mes. Llega la primavera, empieza el buen tiempo, dejamos las chaquetas gruesas en el armario y nos apetece más que nunca una bebida fría en la terraza donde siempre nos reencontramos con los nuestros. No es extraño entonces pensar que muchas parejas hayan elegido este bonito momento del año para celebrar su matrimonio. Esta vez pero, vamos a tener que vivirlo de un modo distinto. Vamos a tener que esperar. Y esto es lo que ha pasado con las bodas previstas para este mes, para el pasado marzo y parece que, por el momento, para el próximo mes de mayo también.

 

Fotografía de Eric Ward


Lo único que podemos saber con certeza es que todo esto pasará. Habrá heridas irreparables en cada unx de nosotrxs, algunas más profundas que otras, pero aprenderemos a vivir con ello y volveremos a celebrar todo lo que tenemos pendiente. Con más ganas, más ilusión y más amor acumulado. Porque recordad, el amor no tiene límites.

Dejar un comentario