¿Por qué utilizamos oro reciclado para crear las alianzas Breda?

¿Por qué utilizamos oro reciclado para crear las alianzas Breda?

 

Se trataba de una decisión entre hacer las cosas bien o hacer las cosas mal; y si se podían hacer bien, ¿por qué no íbamos a hacerlas? El objetivo en la creación de Breda es ofrecer un producto tradicional, pero adaptándonos a la comodidad digital de nuestros consumidores. De ahí la creación del sistema Prueba en Casa. Pero sentíamos que podíamos hacer más.

 

Vivimos en la era del consumismo masivo, donde tenemos todo al alcance de la mano. Esto nos facilita el día a día, aunque nos hace inconscientes de algunos de nuestros actos más comunes que hacemos a diario. Pero aún estamos a tiempo de hacer las cosas bien (o mejor, si es que ya las estás haciendo bien). Es ahí donde la ética de las marcas y la consciencia individual toman un papel importante: el modo en el que se produce y el modo en el que se consume. La elección es nuestra y a la vez tuya. Nuestro objetivo es reducir la huella ecológica que puede generar nuestro impacto en el medio ambiente, por lo que evitamos la extracción de oro, utilizando oro reciclado.

 

 

¿Cómo funciona este proceso? Muy simple: nosotros nos encargamos de comprar oro de primera ley para ser reutilizado, y lo enviamos a nuestro taller. Durante el proceso de fabricación tradicional, este oro es fundido y empieza de nuevo el proceso de producción para, en este caso, crear unas alianzas únicas: las alianzas Breda. Se trata de un proceso cíclico, donde todos ganamos. El planeta, nosotros y vosotrxs.

Creemos en la evolución y en los cambios en la manera de hacer, de crear, de producir y de consumir. Por eso nos sumamos a ello y nos dirigimos a ti, ya que sabemos que seguramente también te gustaría ser parte del cambio.

Somos conscientes que la sociedad a la que pertenecemos tiene unas formas de hacer establecidas, sabemos que los edificios en los que vivimos y trabajamos están construidos de cierta manera y que las mentes se educan de la mejor forma posible, pero fuera de todas las restricciones ajenas, la elección de qué consumes está en ti.

 

Dejar un comentario