¿Por qué elegimos el platino para la fabricación de los anillos de compromiso Breda?

 

 

Volvemos a los orígenes. Volvemos al material más puro, resistente y valioso: el platino. El platino es el metal noble por excelencia de los anillos de compromiso. Eso es así por su gran valor, calidad y finura. Es extremadamente resistente y es utilizado, en su mayoría, para crear joyas de alta calidad.

 

El platino ha sido el metal preferido para los enamorados y sus pedidas de mano. Pero cierto es que el oro blanco compite de forma imponente como uno de los más solicitados. ¿Desde cuándo? Hoy os damos la respuesta.

 

 

Para ello nos tenemos que remontar décadas y décadas atrás cuando, en medio de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno se percató de las cualidades únicas y beneficiosas del platino, unas cualidades muy buenas a causa de sus propiedades catalíticas. Fue entonces cuando los que tenían el poder decidieron que este metal noble no podía estar desperdiciándose en joyería, de modo que prohibió el uso público. Es ahí cuando los joyeros de la época utilizaron la creatividad como arma para encontrar la manera de seguir creando y fabricando alianzas y otras joyas. Esta alternativa fue el oro blanco.

 

Por suerte para todos, la guerra terminó, pasaron los años y poco a poco el platino volvió a consolidarse como uno de los metales de referencia para la elaboración de anillos de compromiso.

 

Hoy Breda vuelve a los orígenes lanzando tres colecciones de anillos de compromiso fabricadas en platino. Porque creemos en el poder de este elemento y sabemos que puede hacer magia. Y eso es lo que ocurre cada vez que una persona decide pedir la mano de la otra, MAGIA.