Abril nos trae la primavera, el buen tiempo y muchas bodas

 

No podemos negar que es notar que llega el buen tiempo y se nos alegra la cara. Sentir que queda menos para el veranito y que ya no hace falta la chaqueta de invierno para salir a dar una vuelta. Abril es un mes alegre, un mes para disfrutar. Y a pesar de que este año lo hacemos de forma distinta, aunque mejor que el año pasado, nadie nos va a quitar la libertad de disfrutar del buen tiempo y hacer un vermutito al sol.


Abril es un mes de bodas. Tradicionalmente, siempre ha sido el mes que daba por empezada la temporada alta de enlaces y, aunque este año podríamos decir que cualquier momento es bueno para casarse mientras se pueda, sigue siendo un buen mes para celebrar una boda. ¿Por qué? Hoy te lo contamos.


La razón principal es el buen tiempo. La llegada de la primavera, las temperaturas suben, los días de sol aumentan y las jornadas diurnas son más largas, cosa que nos permite aprovechar más el tiempo. No hay temperaturas altísimas ni agobiantes y eso también se agradece.

 


La segunda razón, y también muy importante es que… ¡es temporada de flores! Es el momento idóneo para hacerte con los mejores ramos, escoger el tipo de flor que más te guste y hacer que su auténtico olor impregne el espacio. Puedes incluso utilizar las flores para hacer ese tocado especial en la cabeza, o llevar el pelo suelto con una corona de flores. Eso le dará un aire bohemio y romántico a tu look.


También podríamos decir (si estuviéramos en condiciones habituales) que otro de los motivos para celebrar una boda el mes de Abril es porque es un buen momento para viajar, para llevar a cabo la Luna de Miel soñada. A pesar de que ahora no podemos ir a todos los destinos que nos gustaría, sigue siendo un buen momento del año para disfrutar de unos días en la montaña o en la playa, alejados de todo y disfrutando de la tranquilidad, acompañadxs de la temperatura (y la persona) ideal.

 

 

Dicho todo esto, cualquier mes es bueno para casarse. Cualquier estación; cualquier semana y cualquier día es un buen momento para decir "Sí, quiero."